Historia del traje de flamenca

“Dedicado a todas aquellas mujeres andaluzas que con su belleza y angel, han llevado a los trajes de flamenca a lo más alto. A ser símbolo, de un país.”
El traje de flamenca
Historia del traje de flamenca
El origen  del traje de flamenca se remonta a la civilización minoica (del rey Minos de Creta), de la cual datan los primeros indicios. Pequeñas esculturas en marfil y terracota en las que se distinguen formas femeninas, con largas faldas y corpiños ajustados.


Prendas cuyo uso se extiende y generaliza entre las mujeres Andaluzas de clase baja, campesinas y gitanas. Estas con el tiempo, evolucionan la falda, añadiendo volantes. Creando así la falda de faralaes e incluso el conjunto de esta con el corpiño. Integrándolas a través de una bata de percal y un delantal  (Traje de Faralaes) que utilizaban para trabajar. Estas gitanas acompañaban a sus maridos comerciantes de feria en feria, trasladando su propia casa a una caseta en el mismo recinto ferial. De ahí las casetas de feria. 

El comercio de ganado proliferó en este tipo de ferias del comercio, hasta el punto que las mismas pasaron a llamarse Ferias del Ganado.

Al mismo tiempo que las ferias se extendían y crecían, los trajes de faralaes se popularizaban con estas en ciudades y pueblos. Añadiendo a esto, que por su diseño, el traje realza la forma de la mujer y oculta defectos. Esta moda no tardó en saltar a las clases sociales más pudientes. Lo que propicia que las influencias románicas y árabes se plasmen en los trajes en todo su esplendor, con las telas, diseños y técnicas, como: Pasacintas, cordoncillos, piquillos, encajes de bolillo ó tiras bordadas. No menos costosas pasan a formar parte de los trajes.


Por aquel entonces, la feria era muy distinta a la de hoy. Su objeto era el comercio y no el ocio. No obstante, el flamenco y el ambiente festivo comenzó a extenderse, ganar adeptos y público en general, no solo entre comerciantes.
Con el paso de los años y las modas el traje de faralaes da paso a un modelo más parecido al actual, consolidándose en una sola pieza: Un traje de flamenca.


Hasta llegar a 1929. Exposición iberoamericana en Sevilla. Punto de inflexión a partir del cual se impone el ocio, desbancando al comercio, en las ferias de ganado. Quedando en un segundo plano, hasta desaparecer casi por completo. No obstante dejarán su impronta con el famoso paseo de caballos. Dando lugar así, a la Feria de Sevilla o Feria de Abril. Templo del ocio, diversión y arte.

Trajes de flamenca actuales
Trajes de flamenca actuales

En paralelo 1929 supone la declaración del Traje de Flamenca como la vestimenta oficial de la feria y su puesta en escena internacional. Su éxito y repercusión, llega a ser tal que se convierte en un símbolo de lo español.